Mapa global de visitantes

Mapa de visitantes

viernes, 6 de enero de 2012

[4TH ANIVERSARY POST] Homunculus (1916, Otto Rippert) (George Eastman House Digest Restoration)

Un homúnculo es una criatura surgida del proceso alquímico de destilación que buscaba la piedra filosofal. El término aparece mencionado por vez primera por Paracelso, y desde entonces se utiliza no sólo en la literatura alquímica, sino especialmente en la literatura fantástica para referirse a creaciones artificiales de seres semejantes al hombre, pero carentes de alma y de rasgos que los identifiquen como tales. El primer célebre homúnculo literario es obra de Goethe y es Wagner, el antiguo alumno de Fausto. Otras menciones de estos seres aparecen en Mary Shelley en su Frankenstein así como en Sommerset Maugham, por no mencionar incontables escritores de literatura fantástica que usan, directa o indirectamente, seres que serían homúnculos.

El homúnculo se relaciona con el Gólem, figura del folclor medieval europeo y de la tradición rabínica yiddish que hace referencia igualmente a seres fantásticos creados a partir del barro, tal como eneña la Biblia que fue creado el hombre, pero al que le faltarían los atributos del ser humano, en especial la capacidad de hablar. La "popularidad" del Gólem, no menos que otras figuras similares como el mencionado homúnculo, alcanzaron su cúspide cuando el Gustav Meyrink escribió su novela El Gólem, de 1915, basada en los relatos medievales del rabino Juda Low ben Bezalel.

Ambas figuras, el Gólem judío y el homúnculo paracélsico, dieron origen a una vasta literatura, pero sobre todo a dos películas del cine expresionista alemán del mismo título, de las cuales la más célebre es la de Paul Wegener sobre la novela de Meyrink y el gueto de Praga. La otra es Homunculus, de 1916, de Otto Ripert, una obra maestra del cine pre- expresionista alemán y que ha sobrevivido hasta nuestros días de manera fragmentaria. Además de los aspectos de la imaginería propia del cine expresionista alemán, la obra es la más profética de todo el cine de este periodo, pues el presonaje central del filme se ve cada vez más rechazado por la sociedad quie lo rodea al percatarse éste de que él no es como los demás, y a la muerte de su perro, su odio por la humanidad se dispara, y decide vengarse por medio de un sorprendente paralelismo con Hitler, pues se vuelve el tirano de un innominado país, y desde el poder no sólo se apodera de las mentes de sus conciudadanos, sino que decide lanzar su venganza hacia todas las naciones circunvecinas.

Profética, desquiciante, oscura, amenazante, Homunculus es esa clase de películas que remueven la conciencia por su capacidad de mostrar el lado oscuro del ser humano y sus consecuencias. Obra maestra que explora la naturaleza del Mal sin conseciones de ninguna especia, es un fiolme que debe ser visto por su inquietante belleza y su hondura socio-histórica.

Título original: Homunculus
Año: 1916
País: Alemania
Género: Terror
Dirección: Otto Rippert
Guión: Robert Reinert
Duración: 74 min

Reparto:
Olaf Fonss, Fridrich Kühne, Theodor Loos

Datos del archivo:

Intertítulos: italiano
Calidad: TVRip
Resolución: 620x400
Formato: MP4
Tamaño: 427 MB

Como obsequio adicional, les dejo el extraordinario poema de Jorge Luis Borges, "El Gólem", el cual pueden leer o escuchar en su propia voz:


EL GOLEM

Si (como el griego afirma en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa,
en las letras de rosa está la rosa
y todo el Nilo en la palabra Nilo,

y, hecho de consonantes y vocales,
habrá un terrible Nombre, que la esencia
cifre de Dios y que la Omnipotencia
guarde en letras y sílabas cabales.

Adán y las estrellas lo supieron
en el Jardín. La herrumbre del pecado
(dicen los cabalistas) lo ha borrado
y las generaciones lo perdieron.

Los artificios y el candor del hombre
no tienen fin. Sabemos que hubo un día
en que el pueblo de Dios buscaba el Nombre
en las vigilias de la judería.

No a la manera de otras que una vaga
sombra insinúan en la vaga historia,
aún está verde y viva la memoria
de Judá León, que era rabino en Praga.

Sediento de saber lo que Dios sabe,
Judá León se dio a permutaciones
de letras y a complejas variaciones
y al fin pronunció el Nombre que es la Clave.

La Puerta, el Eco, el Huésped y el Palacio,
sobre un muñeco que con torpes manos
labró, para enseñarle los arcanos
de las Letras, del Tiempo y del Espacio.

El simulacro alzó los soñolientos
párpados y vio formas y colores
que no entendió, perdidos en rumores
y ensayó temerosos movimientos.

Gradualmente se vio (como nosotros)
aprisionado en esta red sonora
de Antes, Después, Ayer, Mientras, Ahora,
derecha, Izquierda, Yo, Tú, Aquellos, Otros.

(El cabalista que ofició de numen
a la vasta criatura apodó Golem;
estas verdades las refiere Scholem
en un docto lugar de su volumen.)

El rabí le explicaba el universo:
"Esto es mi pie; esto el tuyo; esto la soga."
Y logró, al cabo de años, que el perverso
barriera bien o mal la sinagoga.

Tal vez hubo un error en la grafía
o en la articulación del Sacro Nombre;
a pesar de tan alta hechicería,
no aprendió a hablar el aprendiz de hombre,

Sus ojos, menos de hombre que de perro
y harto menos de perro que de cosa,
seguían al rabí por la dudosa
penumbra de las piezas del encierro.

Algo anormal y tosco hubo en el Golem,
ya que a su paso el gato del rabino
se escondía. (Ese gato no está en Scholem
pero, a través del tiempo, lo adivino.)

Elevando a su Dios manos filiales,
las devociones de su Dios copiaba
o, estúpido y sonriente, se ahuecaba
en cóncavas zalemas orientales.

El rabí lo miraba con ternura
y con algún horror. ¿Cómo (se dijo)
pude engendrar este penoso hijo
y la inacción dejé, que es la cordura?

¿Por qué di en agregar a la infinita
serie un símbolo más? ¿Por qué a la vana
madeja que en lo eterno se devana,
di otra causa, otro efecto y otra cuita?

En la hora de angustia y de luz vaga,
en su Golem los ojos detenía.
¿Quién nos dirá las cosas que sentía
Dios, al mirar a su rabino en Praga?


2 comentarios:

  1. ¿Y dónde quedó el catálogo de música, don José Manuel?

    Saludos.

    ResponderEliminar